Hace más de 6.000 años, los sumerios crearon un gran invento como la rueda, con la intención de hacer nuestros traslados más cómodos, aunque sin sospechar los procesos legales que ocasionaría tiempo después.

Pero, ¿vamos a echarle la culpa a la rueda o a la vaca que se atravesó?

Sabemos que somos quienes ponemos a andar los neumáticos, y no cabe duda que el  placer que sentimos al conducir un vehículo, es proporcionalmente comparable a la aversión que nos causa una multa de tránsito.

De modo que, ante los hechos, la madurez de asumirlos y obtener ese espléndido Paz y Salvo que tanto estábamos esperando, para dejar nuestro estado de cuenta en el SIMIT, tan puro como el tono más blanco que jamás hayamos imaginado.

¿Qué es el Paz y Salvo?

Es muy probable que te preguntes lo qué es exactamente el Paz y Salvo y para qué puede serte útil.  

¡Aclararemos tu interrogante!

Este es un trámite que realiza la persona implicada en un acto de infracción vial en territorio colombiano, luego de haber cumplido con el pago de sus comparendos.

Una vez obtenido dicho documento, se demuestra que ya no se presenta ninguna deuda pendiente con las autoridades de tránsito.

De esta manera te encuentras al día como conductor, y sobre todo si en algún momento necesitas realizar algún tipo de trámite con tu vehículo, evitarás incómodos contratiempos.

¿Es tu caso?

Pues, de ser así, lo más seguro es que hayas llegado aquí porque necesitas el documento en tus manos ya mismo.

¡Vamos a ello!

¿Cómo descargar el Paz y Salvo?

Una vez que has realizado tu pago de comparendo correctamente, bien sea de manera presencial o de forma online en la plataforma del SIMIT, al ingresar al sistema se mostrará tu estado de cuenta.

Allí, ya podrás visualizar tu Paz y Salvo, y únicamente podrá descargarlo el ente autorizado, en este caso, el Organismo de Tránsito más cercano a ti, es decir, no puede ser tramitado por Internet.

¿A qué se debe esto?

Se trata más que todo de garantizar la seguridad en la gestión de un documento tan importante, no solo para el conductor, sino para el organismo en sí.  

Entonces, ¿qué pasos seguir?

Con gusto te los indicamos a continuación.

¿Cómo hacer la solicitud de el Paz y Salvo?

Lo primero que debes hacer, es dirigirte al Organismo de Tránsito  o Secretaría de Tránsito y Movilidad más cercanos en tu ciudad.  

Una vez allí, acude a la taquilla correspondiente y hazle saber a la persona a cargo, sobre la solicitud por la que acudes.

Una vez hecho todo el proceso que amerita el caso, se te hará entrega del Paz y Salvo en un papel de seguridad, con el principal objeto de evitar riesgos de falsificación.

¡Y Listo!

Una manera inteligente, que te ofrece un comprobante legal y fidedigno, con el fin de que tus gestiones ante cualquier autoridad de tránsito o aquellas que estén relacionadas con tu vehículo, sean seguras.